InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
 
 
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com
 
 
 
 
 
Existen los fantasmas

¿Existen los fantasmas? La palabra "fantasma" proviene del vocablo griego Phantasma, que significa "ser imaginario", "representación por la imagen"; designa varios fenómenos entre los cuales se cuenta la manifestación de personas muertas o vivas mediante los sentidos externos, y que pueden o no transmitir mensajes respecto a echos futuros.

Casi todos los pueblos a través de los tiempos han creído en apariciones de dioses o demonios o espíritu de antepasados, que se presentan ante los hombres para hacerles advertencias o aconsejarles; y hoy en día se sigue creyendo , si ya no en los dioses y en los demonios, si en entidades del mas allá que incursionan en el mundo de los vivos.
En muchas religiones, sobre todo en la fe primitiva, existe la creencia de que el ánima sale del cuerpo en momentos de inconsciencia, como por ejemplo durante el sueño. Estas religiones también sostienen que después de la muerte el espíritu merodea junto al cuerpo del difunto. Una práctica común entre los grupos que profesan este tipo de creencias consiste en aplacar a los espíritus ofreciéndoles comida, ropa y otros objetos que puedan resultarles útiles en el mundo espiritual. En muchas civilizaciones primitivas las posesiones personales del difunto, incluidas sus armas, sus animales domésticos y en ocasiones su propia esposa, se entierran o incineran con el cuerpo. El culto a los antepasados, así como el luto en muchas civilizaciones modernas, es probable que tengan su origen en la creencia en los espíritus.

Según una encuesta de la Sociedad para la investigación Psíquica, creada en Londres en 1822, un diez por ciento han tenido alguna vez experiencias al respecto.

El eminente investigador Frederick W. H. Myers, socio fundador de Society for Psychical Research (1889) y uno de los primeros estudiosos científicos del tema, amplió la definición diciendo que "se trata de una manifestación de energía personal persistente" que se extiende más allá de la muerte de la persona que la emite.

Son muchos los investigadores que se han dedicado a estudiar la naturaleza de los fantasmas, y por consiguiente, hay varias teorías que pretenden explicarlos, y que resultaran, mas o menos convincentes, pero lo cierto es que son muchos mas los echos que escapan a cualquier explicación racionalistas que se quiera dar.

Para algunos los fantasmas son producto de fenómenos telepáticos. Una persona con facultades Psíquicas tal vez desconocidads para ella misma, es capaz de percibir y revivir sucesos acaecidos en el lugar de las apariciones , como Madame V, en la mansión del prior, hasta en los detalles mínimos, y luego transmitirlos telepáticamente a las demás personas.

Otra posible explicación es que en el momento de la muerte un elemento Psíquico, una parte de la conciencia de la persona, y que tiene la propiedad de producir un fantasma, queda presente en el lugar en que se produce la aparición, donde es posteriormente captado por las personas sensibles, quienes a su vez pueden transmitirlo por telepatía a otras personas.

Las estadísticas, siempre difusas y atemorizadoras cuando se trata de las variables económicas, rara vez se meten con lo sobrenatural. Pero una reciente encuesta de Gallup, hecha en los Estados Unidos, demuestra que uno de cada cuatro norteamericanos cree en fantasmas, y uno de cada diez está convencido que alguna vez estuvo en presencia de un fantasma.

Lo cierto es que en muchas partes del mundo, apenas una casa da señales de estar embrujada y apenas sus habitantes afirman que vieron moverse cajones y volar objetos, estilo poltergeist, se ponen en movimiento camarógrafos y cazafantasmas que saben sacar jugosos dividendos e industrializar la ingenuidad.Suele intervenir la policía, y no faltan los grupos de escépticos militantes que señalan que las fotos no muestran nada, y que los fenómenos paranormales tienen la curiosa propiedad de producirse justo cuando no hay nadie para presenciarlo.

El físico Donald Wright hace un minucioso análisis de las propiedades físicas de los fantasmas. Partiendo de algunas habilidades y limitaciones (por ejemplo, su capacidad de atravesar paredes, pero su tendencia a permanecer confinados a sitios como castillos o casas embrujadas), y apoyándose en las propiedades de la mecánica cuántica, Wright calcula el peso y la densidad de los fantasmas y llega a sorprendentes conclusiones. Por empezar, son tan livianos que la única manera de observarlos es con poca iluminación (todo objeto iluminado recibe una presión por parte de la luz, que aceleraría al fantasma inmediatamente fuera de nuestra vista). Lo cual, coincide con los testimonios, y explica por qué los fantasmas aparecen siempre en la oscuridad y abundan más en la región de Europa boreal que en los trópicos.

Pero además y puesto a que la masa de un fantasma es minúscula, muchísimo menor que la de un electrón, (de un billonésimo de billonésimo de millonésimo de gramo), se necesita una cantidad de energía realmente ínfima para conferirle una velocidad apreciable (hasta un 70% de la velocidad de la luz). Como esta velocidad es mucho mayor que la necesaria para escapar del campo gravitacional de la Tierra, el más mínimo empujón (como el que puede producir una brisa) llevaría al fantasma más preciado, y aún al más pesado, a salir disparado fuera de nuestro planeta a una velocidad tal que en pocas horas abandonaría el sistema solar y emprendería un viaje a las estrellas. Lo mismo ocurre con la agitación térmica. Basta una temperatura de 20º centígrados para que alcancen una velocidad cercana a la de la luz. Muy pocos fantasmas, por lo tanto, podrán ser vistos, a menos que sean muy fríos (temperaturas cercanas a 273º bajo cero).

Votar:
 
 
 
 
 
 
fantasmas videos psicof hampton la llorona fotos cordoba duendes slenderman vampiros juegos madrid VDEOS llorona argentina



Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.